sate (Sistemas de Aislamiento Térmico por el Exterior)

Hablamos de sistema SATE utilizando las siglas de Sistemas de Aislamiento Térmico por el Exterior, haciendo referencia al sistema utilizado para aislar térmica y acústicamente una fachada por el exterior. Este sistema cuenta con grandes ventajas desde el punto de vista del ahorro energético, medioambiental y también del confort, por lo que es un sistema muy utilizado tanto en obra nueva como en rehabilitación de edificios.

El sistema SATE consiste en colocar un material aislante adherido al muro habitualmente por fijación mixta mediante adhesivo y fijación mecánica. El aislamiento SATE evita la aparición de puentes térmicos en el edificio, por lo que la inercia térmica del edificio mejora, y en consecuencia también mejora la habitabilidad y el confort térmico dentro del edificio. Aislar térmicamente la fachada por el exterior mejora el ahorro económico y energético, ya que se reducen las pérdidas de energía que se producen a través de la fachada del edificio.

Podríamos resumir la instalación del SATE en tres elementos principales: Fijación del aislante al muro, anclaje mecánico y revestimiento. Aunque estas son las fases fundamentales, hay que remarcar que aplicar el SATE en un edificio es una tarea que requiere de muchos elementos a tener en cuenta y que dadas las diferentes características de los edificios y de los materiales a utilizar, su aplicación puede variar de uno a otro. En todo momento, habrá que analizar las características propias del edificio y llevar a cabo los trabajos necesarios para poder aplicar el SATE de forma adecuada.

Distinguimos varias fases en la ejecución del Sistema SATE: 

1.- Preparación del edificio. Soportes

2.- Perfiles de arranque

3.- Instalación de placas aislantes

4.- Aplicación del mortero

Entre las ventajas del SATE se encuentran:

El principal objetivo del SATE es aislar térmicamente el exterior de la edificación, evitando que se disipe la energía. De esta manera se mantiene la vivienda aislada del frío en invierno y del exceso de calor en verano.

El SATE se compone de un material aislante térmico que se coloca en el exterior del edificio y se recubre con un revestimiento de acabado decorativo. Este material aislante puede ser de diferentes tipos, como poliestireno expandido (EPS), lana mineral o corcho proyectado.

8 virtudes de utilizar Aislamiento Termico (Sate)

  • 1 Disminución del consumo energético de la vivienda: El SATE reduce el consumo energético de las viviendas al evitar que se disipe la energía. 
  • 2 Eliminación o minimización de los puentes térmicos del edificio: El SATE evita la aparición de puentes térmicos en el edificio, por lo que la inercia térmica del edificio mejora.
  • 3 Mejora del confort térmico de la vivienda: El SATE mantiene la vivienda aislada del frío en invierno y del exceso de calor en verano.
  • 4 Reducción del riesgo de condensaciones, mohos y hongos: El SATE disminuye el riesgo de condensaciones, mohos y hongos al evitar la aparición de humedad en las paredes.
  • 5 Contribución al mantenimiento de la fachada: El SATE protege y mantiene las fachadas.
  • 6 Se mantiene la superficie útil de la vivienda: Al ser en fachada, no se pierde superficie útil de las viviendas.
  • 7 Mínimas molestias a los usuarios durante su instalación: La instalación del SATE no causa molestias a los habitantes.
  • 8 Ahorro comparado a otras intervenciones: El SATE es más económico que otras intervenciones.

El proceso de instalación del SATE es sencillo y rápido. Primero se limpia la superficie exterior del edificio y se prepara para recibir el material aislante. A continuación se coloca el material aislante sobre la superficie y se fija con adhesivos especiales o anclajes mecánicos. Finalmente, se aplica el revestimiento decorativo.

Trabajos con aislante termico SATE