Fachadas Pintura

Siempre con las mejores calidades

En numerosas ocasiones hemos hablado de las particularidades de las fachadas a la hora de ser restauradas. Al tratarse de superficies que están continuamente expuestas a problemas como la lluvia, la contaminación o los rayos solares sufren un deterioro acelerado y, por ello, cada cierto tiempo conviene acondicionarlas.

Si los daños que padece la estructura no son muy importantes, quizás sea suficiente con recurrir a una mano de pintura para mejorar la estética del edificio. Pero para pintar una fachada no vale cualquier clase de pintura, sino que hay que escoger la pintura para fachadas adecuada.

Cómo elegir pintura para fachadas

Antes de seleccionar una pintura para la fachada, hay que tener en cuenta una serie de aspectos que pueden condicionar la elección:

  • Estado de la fachada: es fundamental conocer la situación en la que se encuentra la superficie, pues si presenta problemas de grietas, fisuras, moho o mal aislamiento, primero habrá que solventar estos inconvenientes antes de proceder al pintado.

  • Ubicación del edificio: la zona en la que se encuentra el inmueble también es importante, ya que eso condicionará el tipo de pintura a escoger. Por ejemplo, si se encuentra en una región muy lluviosa habrá que recurrir a productos resistentes al agua, mientras que si se encuentra en una zona de mucho sol y altas temperaturas será conveniente que la pintura sea resistente a los rayos UV.

  • Adherencia de la superficie: si la fachada presenta problemas de adherencia tendremos dificultades a la hora de aplicar la pintura. Por eso, es conveniente detectar esto al principio y recurrir al uso de una imprimación si es necesario. Con ello se conseguirá una mayor adherencia de la pintura y se evitará que la superficie se agriete.

Además de estos aspectos, también es importante pensar en la calidad de la pintura para fachadas que vamos a adquirir. Este factor puede repercutir, sobre todo, en la cubrición y el rendimiento del producto, ya que una pintura de elevada calidad tendrá un poder más cubriente y será más resistente. Además, supondrá un ahorro en cuanto a tiempo y dinero porque una pintura de alta cubrición requiere dar menos pasadas.

shutterstock_325211339-min